Así te queremos, Millos

Así te queremos, Millos




La mayoría de hinchas no creían. Incluso la prensa criticó a los nuevos jugadores de Millonarios para el 2017, ¿lo recuerdan? Muchos estábamos (me incluyo) indignados por los jugadores que conformarían la plantilla para este semestre. Esos jugadores, a punta de buen juego, lograron que llamaran al equipo ‘uno de los favoritos’ para ganar la Liga Águila y anoche hicieron ver mal e inferior al siempre poderoso Atlético Nacional en su propio estadio, como no sucedía hace mucho tiempo. De nuevo, como de costumbre, no se dieron las cosas, pero gracias muchachos.
Quien iba a pensar hace unos meses que el tal Harold Mosquera, salido de las divisiones inferiores, y a quien Israel le dio la oportunidad de debutar, sería la figura del partido. O quién se imaginaría que el tal Jair Palacios sería considerado uno de los mejores laterales derechos del fútbol colombiano. Quién se imaginaba semejante rendimiento de Jhon Duque, guerrero del medio campo. Es más, quién se imaginaba el rendimiento del equipo.

Todo bajo la dirección de otro de los refuerzos más acertados este semestre: Miguel Ángel Russo, cuya contratación también la criticaron, porque cobraba mucho, o porque con el dinero invertido en él se podía armar un ‘buen equipo’; pero Russo demostró que con poco se hace mucho, o que no era poco lo que tenía, porque él supo sacar lo mejor de cada uno de sus jugadores y hacer el equipazo que sorprendió a la mayoría. No por nada es un viejo zorro del fútbol sudamericano.

Tampoco se puede dejar de mencionar a Peluffo, el director deportivo, que demuestra saber de fútbol, moverse bien en el medio del fútbol colombiano y tener un ojo clínico para encontrar talentos. Él también ha sido muy criticado por un amplio sector de la hinchada, pero ¿qué hace un chef cuando no tiene dinero para los ingredientes que quiere? Hace lo que puede con lo que tiene. Ajustándose a un bajo presupuesto armó un buen equipo, que ahora vale mucho más que hace seis meses.

Así es Millonarios, que a veces con poco logra mucho; que ha sabido salir adelante a pesar de una torpe dirigencia; que mal que bien, año tras año es uno de los candidatos a ganar el título. Por eso los hinchas sufrimos tanto. Siempre estamos a punto de tocar la gloria y se nos quema el pan en la puerta del horno; estamos en la ‘friendzone’ de los campeonatos. Siempre nos ilusionan.

Nada mejor para expresar el sentimiento de la hinchada embajadora que las palabras de Cadavid al finalizar el partido. Dijo groserías, en horario familiar. Se le notó la frustración, las ganas de salir campeón; ese ímpetu se vio en el campo de juego, donde en medio de una encharcada cancha en la que no corría bien el balón y seguramente pesaban las piernas, los once jugadores lo dejaron todo e hicieron correr mucho trabajo a Nacional.

Pedro Franco salió con una herida en la cabeza, al igual que el defensa rival Henríquez; Duque se tironeó, lo mismo que Bocanegra. Y lo más importante, todo el Atanasio Girardot permaneció callado ante la angustia de ver a un Millonarios irrespetar y ser superior a su majestad, Atlético Nacional, el invencible, el del récord de puntos. El reinado del equipo verdolaga tambaleó por un momento, pero para fortuna de ellos, Armani impidió de forma milagrosa la caída de su arco en muchas ocasiones no solo en Medellín, sino en el partido de ida en Bogotá.

El fútbol ha demostrado muchas veces no ser un deporte justo, a veces quien menos merece una victoria la consigue. Injusto fue que Nacional se encontrara con ese gol de último minuto sin dejarle a Millonarios la chance de siquiera enfrentarlo en penales, pero también sería injusto que el líder indiscutido de todo el torneo, con invicto de 19 fechas y récord en puntos, no jugará la final por un solo partido que perdiera. Nacional ha demostrado ser el mejor de principio a fin y eso hay que aceptarlo.

A Millonarios solo queda desearle el mejor futuro, que no abandone ni deseche lo bueno que ha armado como suele hacer, porque si en cinco años no ha ganado el título es porque siempre que tiene un buen proyecto para continuar lo desarma. Ojalá siga Russo, ojalá a Mosquera no lo vendan a Nacional, ojalá el equipo encuentre un buen ‘10’. Ojalá que Millonarios siga con el buen equipo que tiene y lo refuerce, porque este equipo demostró estar hecho para grandes cosas. 

Luis Guillermo 
@Luchin0777

Comentarios